Me paso el día bailando

Empieza la música y tus pies se mueven por voluntad propia no hay nervio que te indique que debas parar o disimular, no importa si es en una discoteca, un escenario con un público abarrotado o el único espacio diminuto que quede libre en tu habitación, siempre hay un lugar para bailar que mágicamente se acomoda a tus movimientos y a tu espacio; el baile es tan satisfactorio a nivel personal que traspasa las barreras del ejercicio muscular que conlleva más el aprendizaje de técnicas y cientos de coreografías, una actividad que el ser humano viene practicando desde los tiempos más remotos y que hoy los expertos afirman que hace más larga la vida y nos hace alcanzar la felicidad, una afirmación que para los apasionados del baile no es una novedad.

A la práctica del baile se le ha atribuido muchos beneficios tanto psicológicos como físicos, pero ninguno como el que experimenta un niño que por primera vez se enfrenta a descubrir el por qué le atrae, “me paso el día bailando” dice, mientras no puede parar de mover las piernas como si fuera un tic nervioso y los brazos los lanza de un lado a otro como si escuchara música por dentro, “es una sensación extraña, como magia, que te hace olvidar de todo y sólo piensas que debes sentir la música”, ¿miedo al ridículo? ninguno, ¿vergüenza? ¡fuera!; y es cuando piensas que si en un futuro descubres que eres bueno o malo no sólo en el baile, sino en cualquier otra actividad precisamente será quitándote esas dos cosas de la cabeza: el miedo y la vergüenza.

20161211_203914Las escuelas de baile son las encargadas de hacer fluir en sus alumnos esa atracción que sienten hacia el baile y canalizar las fuerzas y el entusiasmo con las que se enfrentan diariamente a la creación de pasos y coreografías, el aprendizaje de diversas técnicas para cada estilo son imprescindibles y necesitan que el alumno aporte no sólo resistencia física sino también disciplina y práctica, “los niños empiezan con ilusión y en cada curso se va transformando esa ilusión en su propio estilo de baile para pasar a ser una forma de vida y es bonito ser parte de ello”, dice el director de EDAE que presenta el IV Festival de Navidad desde un escenario que les ofrece la tradición de sus tablas para dar paso al hip-hop, latin-dance, jazz-contemporáneo, new-style, street-dance, danza clásica y por supuesto el flamenco y las sevillanas, las más aplaudidas entre los padres y abuelos, fieles espectadores.

La música suena y sabemos que todos somos capaces de sacar el ritmo y esa magia de la que todos hablan pero que solo algunos valientes logran con total descaro y acierto como aquellos niños en un escenario, quizás porque controlan con naturalidad el lenguaje motor de su cuerpo o porque tienen la base del aprendizaje, de todas formas somos conscientes que la música te transporta y crea una energía alrededor que te hace ser tú mismo y transmitir un estado, ser sensual en ritmos lentos, dejar lucir nuestro lado salvaje en ritmos fuertes o simplemente mover un pie llevando un ritmo acompasado, hay quien dice “no conoces bien a una persona hasta cuando bailas con ella” porque el baile logra sacar lo que tienes dentro para disfrutarlo, transmitir y emocionarte con los demás, solo así somos capaces de conocernos a nosotros mismos. ¿Bailamos?

Fotografías:  Teatro La Latina.  Escuela EDAE. Empezar de Cien

Anuncios

Díselo al mundo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: