La chica del tren

Un libro, una película y volvemos a discrepar, tanto los cineastas como los escritores orgullosos de sus propios méritos suelen ser los más críticos con las obras literarias llevadas al cine; “La chica del tren” sigue recibiendo críticas severas como era de esperar, de un público y profesionales acostumbrados a encasillar la obra escrita y la producción audiovisual como dos géneros impensables para su conjunción artística, cuando la obra en común podría resultar mixta sin ser adaptaciones y llegar a tener personalidad propia para bien o para mal.

lachicadeltren

“La chica del tren” basada en el libro de Paula Hawkins conmueve por la veracidad del personaje caracterizado por la actriz Emily Blunt, un personaje difícil por ser rutinario, una mujer divorciada envuelta en el alcoholismo y con una vida desordenada como su propia historia, el productor Tate Taylor trata de encajar a Rachel como una heroína de un hecho casual que traspasa lo cotidiano y roza el suspense, con algunos planos que recuerdan a las películas de Hitchcock pero que no llegan a ser contundentes, el escenario elegido para la película es Nueva York, las calles de Manhattan y estaciones de tren no muy lejanas, aunque la historia original se lleva a cabo en Londres, lo cual también hace mella en los personajes y su desarrollo.

Haley Benett (Los siete magníficos), Rebeca Ferguson (Misión Imposible), Edgar Ramírez (Gold), Luke Evans (La Bella y la Bestia) y Justin Paul Theroux (Zoolander) también director y guionista, son quienes dan vida a los personajes que rodean a la inestable Rachel asumiendo escenas y diálogos poco trascendentales y dando toques de fantasía para no caer en lo lineal del guión escrito por Cressida Wilson con muchos componentes voyeristas que inducen al espectador a seguir la trama y sentirse a la vez cómplices de la vida de otras personas en ambos lados del tren.

La vida de la protagonista Rachel Watson confirma que no es tan fácil llevar a la pantalla grande un bestseller cargado de personajes y escenarios tan reales sin aditivos ni efectos especiales, a no ser que busque sus propios seguidores, espectadores a los que se dirige Taylor que se identifiquen con historias de mujeres hechas para mujeres, como la oscarizada “Criadas y Señoras” basada en otro bestseller que también produjo. Pero no confundamos, no muchas veces lo que tiene éxito es bueno y lo que es bueno tiene un merecido éxito; sino preguntémosle a la propia Paula Hawkins si se anima a convertir una super producción de Hollywood en un libro superventas.

Anuncios

Díselo al mundo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: